Como saben, las compañías mineras en México incurren en los llamados gastos de desmonte o descapote. Desde el punto de vista fiscal y contable, las compañías mineras dan un tratamiento diferente a dichos gastos. Desde el punto de vista fiscal, las compañías mineras tratan a dichos gastos de desmonte o descapote como “gasto”, deduciéndolo de forma completa en el ejercicio fiscal en el que el gasto fue incurrido. Por otro lado, desde el punto de vista contable y financiero, las compañías mineras dan el tratamiento a los gastos de desmonte o descapote como “inversiones”, amortizando dicho gasto en cierto número de ejercicios fiscales.